GR 11 en fines de semana (48ª Refugio de Bachimaña – Refugio de Respomuso)

48ª Entrega

La transpirenaica es el recorrido que, según creo, la mayoría de montañeros sueñan con realizar alguna vez en : su vida. Y mi compañera, como buena alpinista, comenzó a lanzar la idea entre nuestro grupo excursionista de la UEC del Prat.

En poco tiempo conseguimos juntarnos unos cuantos para comenzar la aventura de una manera muy particular, ya que por edad y por motivos de trabajo solo lo podíamos hacer en fines de semana y puentes. Aunque podía ser más numeroso, un grupito compacto de cinco personas era ideal para conseguir una logística más eficaz, sobre todo en cuanto a cuadrar fechas y horarios y utilizar dos vehículos para los desplazamientos.

Una vez formado el grupo y por cercanía, iniciamos el recorrido en Cap de Creus, en un día ventoso de abril pero con una luz espléndida que aún nos animó más para continuar el proyecto.

De regreso a casa nos dimos cuenta de que, si seguíamos las etapas en el sentido estándar, el invierno frenaría nuestra marcha, así que decidimos hacerlas siguiendo nuestro propio orden. Por comodidad, aquí presentaremos las etapas en el orden geográfico del total del recorrido; aunque también comprobareis que unas etapas las realizamos de este a oeste y otras al revés debido a la logística de los vehículos.

Una vez terminado os puedo decir que ha sido maravilloso, que ahora conocemos más a fondo todo este fantástico Pirineo y que hemos visitado rincones espectaculares que jamás podremos olvidar.

Bajo cada grupo de imagenes os explicamos las vivencias de la etapa realizado por Geni

Si deseáis ver más fotos, podéis clicar sobre el enlace de la etapa.

Gracias.

48ª Refugio de Bachimaña – Refugio de Respomuso

Amanece un día limpio y claro. Madrugamos porque aunque estemos en alta montaña, el calor pega de lo lindo, y a veces el tiempo se gira y cuanto antes estemos en el siguiente refugio, mejor. Así que antes de las siete de la mañana ya estamos en camino, más vale salir con manga larga que de la corta ya nos cansaremos. El lago tiene otra luz. Volvemos sobre nuestros pasos y tras pasar la presa reanudamos el camino que habíamos dejado ayer. Y seguimos subiendo !!Oh cosas de la naturaleza!! el sol a nuestra espalda y delante nuestro parece que el mundo se vaya a acabar de la negrura que vemos. Llegando a los Ibones azules nos tenemos que poner el gore, tanto chaqueta como pantalón. La pena es que los lagos los vimos más bien grises que azules. Pero duró poco, cuatro gotas y el cielo a ratos azul intenso. Seguimos subiendo, mientras el sol va y viene, hasta que nos topamos con los Infiernos. Preciosa montaña con su característica roca blanca en medio. Continuamos avanzando por la pedrera hasta llegar al cuello del infierno y !oh maravilla¡ el ibón de Tebarray nos dá la bienvenida. Espectacular. Nos deja con la boca abierta. Está metido en un hoyo y parece un embudo. En otro momento volveremos a recorrerlo. En principio la idea era subir hasta el siguiente collado por el cuál pasaremos y desde ahí hacer el pico de Tebarray, pero tal como está el tiempo que empieza a lloviznar y la cantidad de piedras sueltas que hay optamos por dejarlo. (y lo dicho ,de ahí no se va, ya volveremos)

Continuamos por un serpenteante caminillo hasta el collado, teniendo que superar una chimenea, no muy complicada, pero en la que hay que ir viendo muy bien donde poner las manos y pies, siempre con el majestuoso lago a nuestros pies.

Visto que el tiempo no mejora en el cuello de Tebarray y que nos espera bajar una delicada chimenea con una lluvia fina. Definitivamente no haremos la cumbre. Mejor asegurarse el camino que aún nos queda hasta Respomuso. Después de la bajada de nuevo nos sonríe el sol, y seguimos un pequeño sendero descendente, con unas vistas espectaculares hasta el precioso ibón de Llena Cantal, donde nos espera la impresionante mole del macizo del Balaitus de fondo.

Continuamos entre sendero y piedras hasta llegar al refugio, se nos hace un poco pesado. Serán las ganas que tenemos, eso sí, con el gran lago de Respomuso a sus pies. Llegamos sobre mediodía y disfrutamos del paisaje y la quietud del lago en un atardecer espléndido. Toda la tarde para disfrutar.

Recorrido 10,9 km Desnivel positivo 642 m Desnivel negativo 736 m

Acerca de manolo

Mi gran pasión es la montaña
Esta entrada fue publicada en Travesias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.